Historias eroticas Historias y relatos eroticos

12sep/100

Desconcertado por mi mujer y mi padre y la cosa si

Desconcertado por mi mujer y mi padre y la
cosa siguió

2ª parte “Desconcertado por mi mujer y mi
padre”

Después de lo que había pasado

En ese momento lo único que
quería era follármela, desnuda, sintiendo el vello de su coño en mi polla, sus
tetas con los pezones duros aun, intente metérsela allí mismo en al pasillo,
pero no me dejó, me dijo que su padre nos podía oír y le había dicho que no
estaba el en casa. Me subió el pantalón, me dio un beso y al oído me dijo, sal
con cuidado, vete a hacer los recados y vuelve a la hora que sueles volver
para que padre te oiga llegar.

Cuando volví, apenas habían
pasado dos horas, al entrar vi a Marta que apresuradamente, entrando en nuestro
dormitorio, se iba metiendo las bragas con el vestido a medio abrochar. Entré
tras ella, cerré la puerta y le pregunté que qué hacía, y muy nerviosa medio
llorando, me dijo que no había podido resistirse que aun estaba caliente y que
cuando volvió a la habitación de mi padre, a llevarle la medicación, él la
empezó a tocar de nuevo, a meter la mano bajo el vestido, a meter sus mano bajo
las bragas y a acariciar su coño y que la había vuelto a calentar. Yo me
enfadé, le recordé que habíamos quedado que si pasaba algo yo estaría presente.
Te ha vuelto a follar le pregunté.

Gimió pidiéndome de nuevo perdón
a la vez que negaba con la cabeza. No volverá a pasar te contaré todo. No, no me
ha follado lo ha intentado pero no se le ha puesto dura. Me ha mandado que me
quite las bragas, que me abra le vestido y le enseñara las tetas y que me siente
sobre el. Que se la menee para ponérsela dura, se la he estado meneando un rato
pero no ha podido. Como no ha podido me ha hecho poner mi coño sobre su boca y
ha empezado a comérmelo, mientras sus manos magreaban mis tetas, pellizcandome
los pezones hasta hacerme daño. Me decía que era una zorra y después metía su
lengua entre mis labios hasta lamer el clítoris, mordisqueandolo después con sus
labios. Me decía correte puta correte mira que caliente y mojado tienes el coño.
Correte en la boca del padre del cornudo de tu marido.

- Y te has corrido?, le pregunté,
- Si mi amor pero no te enfades, estaba muy caliente y sabes que me vuelve loca
que me lo comas y tu padre la verdad lo hace muy bien y me ha dado la vuelta y
luego me ha estado comiendo el culo también. Metiéndome la lengua por al
agujerito y comiéndome el coño hasta que me he corrido.

No pude más y salte llamándole
hijo de puta a mi padre y fui a salir del dormitorio para echarle de mi casa,
pero Marta se interpuso. No cariño no, recuerda que hemos sido nosotros los que
empezamos esta historia. Me puso la mano sobre mi polla y entonces fui
consciente de que la tenía muy dura, Ves amor, continuó Marta, también tu te
calientas. Entonces comenzó a pasar su mano por encima del pantalón, sobre mi
polla, me sentía muy caliente, cerré los ojos imaginando como mi padre le comía
el coño. Sentí como me abría la bragueta del pantalón y sacaba mi polla, seguía
con los ojos cerrados imaginandoles, notaba la mano de mi mujer subiendo y
bajando por mi polla tiesa y dura, Mis manos, a tientas buscaron las tetas de
Marta, las apreté con deseo, con rabia, Oí su voz que me decía, si amor
apriétalas hazme daño, disfruta. Estaba muy caliente a punto de correrme, le
pedí que se bajase las bragas. No mi amor, la oí decir, correte en mi vientre,
mancharme , tu padre me dejó irritada, correte sobre mi. Apenas oí eso empecé a
correrme, abrí los ojos y vi a mi mujer, que meneandomela aun con mas
intensidad, miraba como de mi polla brotaban chorretones de leche que iban a
para a su vestido. Luego me miró a la cara y me beso en la boca, yo la apreté
contra mi y sentí sus tetas duras, sus pezones clavarse en mi pecho. Metí mi
mano bajo el vestido intentando tocar su coño, pero, me recordó que mi padre se
lo había dejado irritado. Me volvió a besar y me dijo: Aun no me has contestado
si te gustaría que tu padre me folle el culo?. No antes que yo, le contesté.
Claro dijo Marta.

Me asomé a la habitación de mi
padre, dormía plácidamente,que hijo puta, pensé. Cerré la puerta y me volví. Al
pasar por nuestro dormitorio Marta se estaba cambiando el vestido que le había
manchado, estaba con las tetas al aire, aun con los pezones duros, la braguita
metida en su culo, me quedé mirándola, que buena está, pensé.

Al día siguiente, cuando llegué
de trabajar, Marta estaba en la cocina medio sollozando, le pregunté que qué le
pasaba, Me dijo que nada, que no le pasaba nada, no me lo quería decir. Después
de insistir comenzó a a contarme pero primero me hizo prometer que no me
enfadaría que no le dijese nada a mi padre. No quería pero al final acepte y le
prometí que no haría nada.
Entre sollozos
me empezó a contar que mi padre la había intentado violar, pero que ella había
tenido cierta culpa. Que él le pidió que le enseñara las tetas y ella lo hizo.
Le pregunté, por qué? Y le recordé que había prometido no hacer nada si yo no
estaba. Me dijo que creía que así le calmaría. Que cuando entró en su habitación
estaba con la polla al aire meneandosela, que le dijo que la estaba preparando
para clavársela en el culo. Continuó que agarrándola del brazo intentó
tumbarla, y que ella se resistió entonces que le dijo enseñame las tetas para
que me haga una paja. Cariño y yo creí que era lo mejor y me abrí el vestido y
se las enseñe, me decía Marta sollozando. Y tu padre mientras me llamaba puta y
zorra se la empezó a menear aun más. Y cuando creía que se iba a correr, estaba
jadeando y el capullo salia una y otra vez, me cogió del muslo y sin darme
tiempo me tumbó boca abajo en la cama. Forcejeé con él y le amenazaba con
decírtelo todo pero como es tan fuerte se colocó encima mio y empezó a subirme
la falda del vestido, y quería bajarme las bragas para follarme el culo, pero yo
no le dejaba, me las rompió y al final se corrió frotando su polla contra mi
culo.
No lo podía
soportar y dije que iba a ir y romperle la cara, pero Marta me recordó que se lo
había prometido y que fuimos nosotros los que encendimos la mecha. Fui a donde
mi padre me saludó como si nada. También yo aunque con mala gana y tragándome el
enfado.

Esa noche folle
a Marta como un loco como si fuese la ultima vez. Le pedí que se pusiese la
bragas que le había roto mi padre, no quería pero se lo rogué. Cuando se las
puso vi que el cabrón se las había arrancado casi. Se acercó a la cama, me lancé
a comerle las tetas, tenía los pezones duros muy duros, se los mordisqueé. La
tumbé boca abajo, las bragas las tenía casi arrancadas, se las terminé de
arrancar, Le levanté el culo y puse mi polla sobre su agujero. Que vas a hacer,
me preguntó Marta asustada, sabía lo que iba a hacer. No amor, me suplicaba, me
vas a hacer mucho daño, me vas a romper el culo, así no..Sabía que la iba a
hacer daño, estaba muy excitado la tenía muy dura y gorda. MI padre aun la tiene
mas gorda y si no te lo romperá él, le contesté. No te prometo que no,
suplicaba, que no le dejaré. Pero yo estaba muy caliente, sentía mi polla a
punto de reventar, la cogí por la caderas y comencé a apretar mi polla contra su
culo, notando como lo iba abriendo, marta ahogaba en la almohada el grito de
dolor. El culo virgen, estrecho de mi mujer, oprimía mi polla dentro de él.
Apenas un par de embestidas y comencé a correrme,
mientras Marta sollozaba con su cara hundida en la almohada, su culo se inundaba
de chorretones de mi leche.
Aún con mi polla
dentro de su culo, caí sobre el cuerpo de mi mujer. Comencé a besarle el cuello
mientras la oía decirme, - Por qué? , por qué lo has hecho así?, porque me has
violado?. No sabía que decir, entre que la idea de que fuese mi padre el que
desvirgase el culo de mi mujer y el calentón la verdad había perdido el control
y la había follado el culo como un bestia.
Sollozando me
pedía que se la saque que le dolía mucho el culo. Con cuidado se la fui sacando.
Me pidió que la dejase sola. Dormí en otra cama. la mañana me levanté
temprano,me vestí y marche a la oficina.
Estaba
arrepentido sabía que no había hecho bien, que no tenía que haberla follado el
culo de esa manera. Aún no era la hora era muy pronto pero decidí salir antes de
la oficina y comprar un ramo de flores para Marta. Yo se que a esa hora ve un
programa de televisión, así que entre en silencio para sorprenderla, quería
pedirla perdón. Nada más entrar oí su voz en la habitación de mi padre, me
acerqué sigilosamente. Marta estaba a horcajadas sobre mi padre, tenía su enorme
polla, no había visto nunca una polla tan gorda como aquella, cogida con su mano
, se inclinaba sobre ella y la mamaba una y otra vez. Luego se la pasaba por la
punta de sus pezones, metiendola entre sus tetas. En eso la oí que le decía a mi
padre. - Quiero que me rompas el coño como me rompió el cabrón de tu hijo el
culo anoche. Mi padre se reía, la sobaba las tetas, le metía sus dedos en el
coño cayéndosele la baba. Marta le sacó los dedos de su coño y cogiéndole la
polla la dirigió a su coño y cayó sobre ella clavándosela de un golpe. Y era
ella la que le gritaba cabrón, hijo puta follame, follame. Les estaba viendo y
calentando, le veía a mi padre agarrarla de las tetas, pellizcarselas, babear y
ella cabalgando sobre el. Fóllame le decía ganate mi culo cabrón.
Me había puesto
muy caliente, tenía la polla dura muy dura, no sabía que hacer si entrar y armar
el escándalo, si hacerme una paja que era lo que más me apetecía o marchar para
que no me viesen. Decidí marcharme, cuando salía le oía decir a mi mujer –
Correte! Correte! Llename el coño de leche.
Volví a la hora
de siempre. Marta estaba preparando la cena en la cocina. Me dijo - Llevale la
cena a tu padre no quiero que me sobe el culo, es un cerdo.
No dije nada,
cogí la bandeja y le llevé la cena como si no hubiese visto nada.
Nos acostamos sin
más. Marta se quedó enseguida dormida. Estará agotada la muy puta pensé. Estaba
muy cabreado pero por otra parte estaba muy caliente, Tenía la polla muy dura.
Recordaba a a mi mujer cabalgar,, gritando, con las tetas bailando ante la cara
baboseando de mi padre. Destapé la cama hacía mucho calor. Marta dormía de
espaldas a mi, con su braga metida entre sus nalgas. Aun tendrá la leche de mi
padre en su coño pensaba. Estaba muy caliente mi polla estaba muy dura, me quité
el calzoncillo y me la empecé a menear. Miraba el culo de Marta con su braguita
metida entre sus rajas. Empecé a tocarle. Se movió. Acerqué mi polla a su culo,
aparté un poco sus bragas, quería metérsela. No hora no, dijo medio dormida, y
se puso bien la braga. Metí entonces la polla entre sus muslos y empecé a
pajearme entre ellos como si la estuviese follando, notaba los labios que
sobresalían de la braga acariciar mi polla. Empecé anotar que Marta también se
movía. No pude aguantar y me corrí. Me corrí entre sus muslos. Marta giró la
cabeza, me miró, y dijo : Me calientas y te corres así, sin esperar?. Yo me di
la media vuelta y no le contesté. Al fin y al cabo ella tampoco me había
esperado cuando lo hacia con mi padre.

Comentarios (0) Trackbacks (0)

Aún no hay comentarios.


Deja un comentario


Aún no hay trackbacks.