Historias eroticas Historias y relatos eroticos

29ene/110

Guía de feminización (1)

Introducción

Cuando alguien decide iniciar un proceso de
feminización, lo primero que busca es alguien que la guíe. Una amiga CD o TV,
una ama o un amo que la obligue, un amigo o amiga con quien tenga mucha
confianza y le ayude... Pero muchas veces nuestro entorno es tan ajeno a esta
parte de nuestro ser, tan hostil incluso, y la gente que encontramos por
internet tan nefasta, que no nos queda otra que afrontar este proceso en
solitario y sin ningún aliciente o apoyo exterior. Es por eso que he decidido
escribir este texto. No como guía infalible de feminización, sino como ayuda
para aquellos que estén un poco perdidas y no sepan por donde tirar.

Para empezar, quiero dejar claro que para mi un
proceso de feminización no puede jamas restringirse al ámbito sexual de quien
quiera llevarlo a cabo. Eso seria una fantasía, un juego de rol, una forma de
romper la rutina sexual, pero no una feminización. La feminización tiene que
tener efecto en todas las facetas de la vida del sujeto, o al menos en todas las
que su trabajo, situación personal o sentimiento femenino le permita. En otras
palabras, la feminización no consiste en parecer una chica para sentirse como
tal, sino en sentirte totalmente femenina, y dejar que ese sentimiento se
exprese, entre otras cosas, en tu vestimenta, tus hobbies, costumbres, maneras,
etc.

Si eso es lo que buscas, si persigues adentrarte en
este maravilloso proceso de la feminización, bienvenida seas. Espero que esto
que lees pueda serte de alguna ayuda.

Tu nuevo nombre

Estas decidida. No puedes seguir negando lo que
sientes, lo que deseas, lo que, al fin y al cabo, eres. Quieres feminizarte.

La primera decisión que debes tomar es tu nombre. Esto
puede ser muchísimo mas complicado de lo que pueda parecer en un primer momento,
ya que al ser un nombre que te das a ti misma puedes tener la tentación de
querer cambiarla dentro de un tiempo, corriendo el riesgo de echar por tierra
parte de esa conciencia femenina en la que has estado trabajando todo ese
tiempo.

Para empezar, deja de pensar en el nombre de esa
cantante a la que te gustaría parecerte, o de esa actriz tan guapa. Tu no eres
ella ni lo seras jamas. Ademas, si elijes un nombre por una famosa, corres el
peligro de querer cambiarlo cuando te apasione otra famosa, y eso puede ser
nefasto en este nuevo proceso que acabas de emprender.

También es aconsejable evitar nombre típicos en
feminización como Pamela o Jessica, o nombres exóticos en otros idiomas como
Sheyla, Sandy o nombres por el estilo. Si bien nos pueden parecer mucho mas
glamourosas, la verdad es que no las contemplamos como nombres tan reales como
podría ser el nombre de cualquier compañera de clase o de trabajo y tenderemos a
relacionarlos mas con el aspecto sexual de nuestra feminización, haciendo que no
nos sintamos como féminas normales en todos los aspectos de nuestra vida.

Para que el nombre que nos demos tenga consistencia, y
no lo relacionemos solo con el sexo, lo mas recomendable es dejar que el azar te
nombre. Existen muchas maneras de hacerlo. Por ejemplo, podemos ponernos delante
de la tele e ir apuntando todos los nombres femeninos que mencionen durante un
par de horas, luego cortar el papel de modo que tengamos un montón de papelitos
con nombres femeninos, mezclarlos bien en un sobre o algo parecido, y sacar uno
al azar. Podemos también salir a la avenida mas concurrida de nuestra ciudad a
una hora en la que este llena de gente, e ir apuntando en el móvil los nombres
que vayamos escuchando por la calle, volver a casa y hacer el sorteo de la misma
forma que antes. Pero te recomendaría que fueras creativa, e intentaras crear
alguna otra forma para dejar que el azar te nombre.

Una vez que el azar te haya nombrado, no hay vuelta
atrás. Por muy poco que te guste ese nombre, por muy poco identificada que te
sientas con el o por muy raro que te parezca. Como todo nuevo ser humano que
llega a la tierra, has sido nombrada sin intervención tuya y no te queda otra
que acostumbrarte a ello.

Es importante que lo asumas así, ya que al intentar
hacerte a ese nuevo nombre estas creando una nueva identidad que no tiene que
ver con los gustos ・gmasculinos・h que pudieras tener antes, y eso te ayudara ha
crear esa nueva conciencia femenina que tanto deseas tener.

Ahora que tienes nombre, lo importante es
concienciarte de que ese nombre es el tuyo, de que eres tu a la que se dirigen
cuando lo pronuncian. Para ello, es interesante hacerte leer a ti misma tu nuevo
nombre en distintos lugares y circunstancias.

Por ejemplo, puedes activar el mensaje de bienvenida
de tu móvil para que leas como el móvil te ・gsaluda・h con tu nuevo nombre cada
vez que lo enciendes. Sin dejar de utilizar el móvil, otra forma de reforzar tu
nuevo nombre femenino podría ser activar alarmas a distintas horas del día,
tanto en las horas en las que estés trabajando con mensajes como ・g¡animo
_____!・h (donde ___ seria tu nuevo nombre) como en tiempo de ocio.

También es importante recrear tu nueva identidad en la
red. Crea una cuenta de correo, crea cuentas en redes sociales, etc. ¡Internet
es inmenso! Busca y encontraras mil maneras de reafirmar tu nueva identidad en
la red.

Es especialmente recomendable entrar en todo tipo de
chats con tu nuevo nombre e intentar conocer gente desde tu nueva realidad.
Ademas, conocer a mas féminas como tu puede ayudarte muchísimo en tu
determinación de llevar a cabo este precioso proceso de feminización que acabas
de iniciar, y que seguramente muchas de ellas también habrán iniciado hace poco.
Al fin y al cabo, no hay nada como el apoyo incondicional de una amiga que
comprende realmente lo que estas viviendo.

- - - - - - - - -

Esta no es mas que la primera parte de una guiá mas
larga que espero ir completando poco a poco. Si alguien quiere contactar conmigo
puede mandarme un mail a lairedun_@hotmail.com

Comentarios (0) Trackbacks (0)

Aún no hay comentarios.


Deja un comentario


Aún no hay trackbacks.