Historias eroticas Historias y relatos eroticos

30mar/110

Me follé a la nalgona de mi tía.

Desde que llegó a la vida de mi tío siempre ha actuado como una auténtica puta. Mueve su culo de manera exagerada, coquetea y te acaricia. Se hace la mustia cuando la cuestionan. Cuando platica contigo te mira el paquete, se pasa la lengua por los labios y aprovecha cualquier cosa para enseñarte sus nalgas. No son nada despreciables, la verdad es que se mantiene la culona ésta. Hace ejercicio y se nota porque tiene con que pecar.

Existen rumores de que se ha cepillado a los 4...

hermanos de mi tío y a otros hombres. Rumores que estaba a punto de comprobar.

Una tarde me pidió que fuera a su casa para ayudarle a mover unos muebles. Mi tío trabaja en las tardes y aún no tienen hijos por lo que estaba sola . Al llegar me recibe con unas licras negras que le comían el culo y paraban aún más sus redondas nalgas, unas sandalias que mostraban que hasta sus pies eran sexys, y no podía faltar, su escote dándole un toque de distinción. Todo acompañado de una cara de viciosa lista para el sexo.

Al terminar de pasar los muebles me invitó unas botanas. Mientras platicábamos no podía evitar mirar sus piernas, parte de sus nalgas y las tetas. Y mientras planeaba algo para acercarme a ella, me dijo

"Porque me miras tanto las piernas? acaso se ven feas?"

"Claro que no vero (se llama verónica), te ves divina, si no fueras mi tía no perdía el tiempo"

"De verás raúl?(así me llamo)

Se acercó a mi lo suficiente para sentir su aliento pero no para alcanzarla. Entonces se paró y dijo que era una locura, pero lo hacía con intención, pues al pararse me dejó sus nalgas a milímetros de mi cara. Pude contemplar ese culo enfundado en esas licras, se le marcaba perfectamente el chocho y estaba listo para recibir una embestida. No lo pensé más y de inmediato me pegué a ella, la tomé por las caderas y empecé a restregar mi fierro por sus nalgas.

"No raul, esto está mal, tu tio puede llegar y..." Me saqué los pantalones y le clavé mi polla en sus nalgas, justo en la raja. Parecía que la estaba penetrando. Sin decir nada se gió y se hincó.

"mmmm que rico pitón me voy a comer hoy, dime, que te gusta de mi?" Y mientras lo decía comenzó a mamar.

"me gusta lo puta que eres, ese culote que tienes, siempre lo he querido penetrar, esas nalgas sabía que iban a ser mías, las perras como tú siempre están en celo buscando con quien cruzarse " Le decía mientras apretaba su cabeza con mi verga, y me inclinaba para sobarle sus jugosas nalgas.

"estas caliente perra ?"

"Penétrame"
Sin pensarlo dejé de acariciar su glorioso culo y me dispuse a entrar en él y de un solo empujón se la clavé hasta el fondo y dio un grito. Su chocho escurría líquido y el calor de su interior era delicioso, la dejé ahí un rato disfrutando apagar ese fuego que la consumía por dentro. Lentamente empece el vaivén mientras la sostenía por las caderas y la empinaba para que entrara más.

"Lista para coger? pues mueve esas nalgas que para algo las tienes, si el pendejo de tu marido no te coge como debe ser yo me encargo" Y empezó a dar empujones hasta que no pude más y me corrí.

A partir de ese día me quité la calentura de ella y me sumé a la lista de los que se la han cogido, lista que sigue creciendo, lista que puedes repetir.

Comentarios (0) Trackbacks (0)

Aún no hay comentarios.


Deja un comentario


Aún no hay trackbacks.